La red y sus laberintos

Con el título “La red y sus laberintos” el suplemento Cultura del diario  La Nación,  de Buenos Aires, publicó el domingo 19 de noviembre de 2006 este comentario de Ana María Vara.

VIVIENDO EN EL ALEPH
Por Raúl Trejo Delarbe – (Gedisa) – 249 páginas – ($39)

Hace pocos días, el buscador Google anunció que va a dirigir los avisos que no puede colocar en sus páginas a los diarios de papel. Sí, la oferta comercial los ha superado. Parece que, a esta altura de su desarrollo, el negocio de internet no está en vender bienes ni servicios, ni en hacer movimientos financieros, ni en enseñar o aprender, sino en ser una brújula para navegar la propia internet.

Esta noticia no resulta sorprendente después de leer a Raúl Trejo Delarbe, profesor e investigador universitario, periodista y autor de quince libros sobre política y comunicación, quien piensa en internet sobre todo como abundancia, exceso, desborde, como todo-está-aquí, visión que condensa en dos metáforas borgeanas: el aleph y el laberinto.

“El sitio panóptico y privilegiado que Borges imaginó en una de sus más espléndidas narraciones pareciera hacer anticipado la prodigalidad de datos a los que se puede tener acceso en las sociedades informatizadas de nuestros días -comienza el libro Viviendo en El Aleph. La sociedad de la información y sus laberintos- . Nunca antes la humanidad había dispuesto de tan abundante cantidad de información. Nunca, al mismo tiempo, la plétora de contenidos de toda índole que nos circundan había sido tan abrumadora y pasmosa.”

El homenaje a Borges no queda en la introducción. Epígrafes borgeanos tomados de cuentos y poemas abren cada capítulo y lo interrumpen en momentos clave. El libro parece incluir, entonces, propuesta y comentario, en un juego diálogico que induce al lector a releer y reflexionar.

“La Sociedad de la Información tiene paradojas e insuficiencias que impiden cualquier entusiasmo incondicional ante su imponente oferta de contenidos”, advierte Trejo. Con una mirada latinoamericana, abre su trabajo contando su experiencia en la reunión sobre las Nuevas Tecnologías de la Comunicación y la Información para el Desarrollo, realizada durante la cumbre mundial de la Sociedad de la Información, en 2003 en Ginebra, donde participaron 250 empresas y 75 países.

Las diferencias en el acceso son la primera preocupación del mexicano. “En los países más pobres del mundo internet llega a menos del 1% de la población”, cuenta. Y denuncia la diferente calidad del servicio y el desinterés de los países desarrollados y las grandes empresas por equilibrar la situación. No en vano, cuando se concentra en caracterizar internet -el centro de su libro- Trejo menciona en primer lugar la desigualdad. En relación con esto, también le preocupan los costos, que pueden tener diferencias de hasta el 300%.

Otras de las veinte características de internet que señala Trejo están íntimamente relacionadas: exuberancia, irradiación, omnipresencia, ubicuidad, colaboración, conocimiento apuntan a su enorme capacidad para transmitir datos en red, ya que cada computadora puede convertirse en término u origen, amplificador y multiplicador, en modos inéditos. El mexicano modera su entusiasmo al analizar la dispar disponibilidad de hosts , que no todos los contenidos son igualmente accesibles o relevantes y que más datos no implican necesariamente más conocimiento.

Por otra parte, velocidad, inmaterialidad, heterogeneidad, intemporalidad, multilateralidad, multilinealidad, enmascaramiento muestran que la red tiene el potencial de cambiar nuestra subjetividad, como lo hicieron la escritura y la imprenta en el análisis de Marshall McLuhan. Identidades sin cuerpo, lecturas que duran menos que miradas, viajes que no dejan huellas ni pueden repetirse confirman una cultura del zapping que nos mantiene alertas pero no estimula el razonamiento sostenido.

Al tratar sobre la innovación que representa internet, Trejo señala que el ritmo al que se presentan las novedades tecnológicas no tiene que ver con las necesidades, sino con los negocios: se ofrecen aplicaciones más sofisticadas (como juegos con imágenes de alta resolución) que requieren máquinas más poderosas. El resultado es diversión virtual y basura real: cada año, los norteamericanos se deshacen de 20 millones de computadoras, que son recicladas en China, donde trabajadores sin protección manipulan elementos tóxicos.

Volatilidad también es un término preocupante: la red crece, ramas enteras se sumergen porque no son relevadas por los buscadores, muchos sitios se cierran. Lo que hoy está, mañana no. El Internet Archive, cuenta Trejo, lucha contra el olvido: en 2005 ya tenía almacenadas copias de 40.000 millones de páginas web .

La apuesta tecnológica, que apunta a la convivencia entre medios, llega con otra palabra clave: convergencia. Internet, donde se pueden leer libros y diarios, escuchar la radio, ver televisión, ¿devorará a todos los otros medios? ¿O, como muestra el ejemplo de Google, en realidad los está potenciando?

Libertad, interactividad, ciudadanía abren la pregunta por la dimensión política de la red de redes. Las formas de organización facilitadas por este medio han potenciado la sociedad civil en alianzas internacionales. Pero la red también permite manipulación de datos, una vigilancia muy eficaz, y erosiona las fronteras nacionales. El futuro dirá cómo sigue la historia.

En resumen, una propuesta sugestiva, con ideas e interrogantes, que llevará a los lectores a repensar su propia relación con las nuevas tecnologías y los motivará para imaginar el futuro.

Ana María Vara

 
http://www.lanacion.com.ar/edicionimpresa/suplementos/cultura/nota.asp?nota_id=859770
LA NACION | 19.11.2006 | Página 4 | Suplemento Cultura

Un comentario en “La red y sus laberintos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s