La vida sin Blackberry

Comentario en W Radio    

Las fallas técnicas a veces son útiles. El desperfecto que privó de sus conexiones a Blackberry a millones de usuarios en todo el mundo nos permitió recordar la nueva y comprometedora dependencia que tenemos respecto de los dispositivos digitales.

La posibilidad de hacer y recibir llamadas telefónicas es la menor de las características de ese artefacto. Blackberry se popularizó debido a su capacidad para descargar y enviar correos electrónicos, así como gracias a la red privada que les permite a sus usuarios intercambiar mensajes.

Más tarde, la marca de la zarzamora se acomodó de manera versátil y sencilla a las redes sociales. Notificar estados de Facebook, o componer mensajes de Twitter, fue más simple en esos teléfonos inteligentes. Así fue como Blackberry se extendió de las oficinas corporativas a usuarios menos formales, incluso jóvenes que la utilizan para chatear. Se calcula que se han vendido más de 160 millones de teléfonos Blackberry pero las cuentas activas en la actualidad son algo más de de 70 millones.

Una buena parte de esos usuarios padecieron la hasta ahora inexplicada interrupción del servicio durante varias horas o días esta semana. La desesperación de muchos de ellos iba de la mano con la sorpresa y en ocasiones la indignación que experimentaban. El tropezón de Blackberry en estos días nos reiterado la fragilidad que pese a su sofisticación tecnológica pueden padecer las comunicaciones digitales.

La costumbre que hemos cultivado quienes tenemos el privilegio de utilizar estos recursos de comunicación e interacción, en ocasiones se nos vuelve dependencia. Para que los dispositivos digitales nos mejoren la vida, es preciso acostumbrarnos a que, cuando fallan, la vida no nos empeore simplemente por eso.  

2 comentarios en “La vida sin Blackberry

  1. De ser una extraordinaria herramienta de trabajo y de uso tan cotidiano..que nos hacemos esclavos de ella..y nos vuelve locos cuando de pronto desaparecen sus ventajas..es cuando apreciamos su gran utilidad..De acuerdisímo con tu comentario..como siempre aleccionador y reflexivo..¡Gracias!..Saludos..bagaar

  2. Detesto la mirada baja. Todos los que poseen un Blackberry ( o la mayoría), tiene una estención más en las mano (el móvil).
    Y la mirada al suelo (teclea! Teclea!).
    No se puede apreciar las maravillas del sol si reducimos nuestra visibilidad a 3x3cm.

    Me gusta su artículo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s