Twitter: políticos despistados, seguidores fatigados

Publicado en Zócalo, abril de 2012

   Existe la creencia de que Twitter es un medio horizontal. Pero no todos estamos allí en iguales condiciones. Cada usuario tiene la misma oportunidad de lanzar mensajes a ese océano de tweets interminables, pero quienes cuentan con más seguidores tendrán más posibilidades de ser leídos. Allí se encuentra la primera causa de desigualdad en Twitter. Esa red social reproduce, con otros rasgos, la disparidad que existe en los medios convencionales y que no solamente es ocasionada por la malevolencia de los consorcios comunicacionales sino que es un rasgo estructural de nuestra sociedad. La desigualdad es reproducida por las concepciones de autoridad, prestigio, simpatía o empatía que llevan a un usuario de Twitter a suscribirse a una cuenta, en un proceso similar al que conduce a un televidente a elegir a uno u otro actor de telenovela o conductor de televisión.

Imagen tomada de http://www.animalpolitico.com

En Twitter, claro, disponemos de un elenco numéricamente mucho más robusto que el que ofrece el Canal de las Estrellas para decidir a quién seguimos. Pero no deja de ser significativo el hecho de que los mexicanos con más seguidores sean, casi todos, personajes de la televisión.

En marzo de 2012, los mexicanos con más seguidores en Twitter son la cantante Paulina Rubio, @paurubio (3 millones 443 mil seguidores), el cómico Roberto G. Bolaños, @ChespiritoRGB (2 millones 728 mil), la cantante Dulce María, @DulceMaria (2 millones 543 mil), el cómico Polo Polo, @polo_polo (un millón 765 mil) y el periodista Carlos Loret de Mola, @CarlosLoret (un millón 664 mil). (Datos en http://twittercounter.com consultados el 19 de marzo de 2012).

Brevedad y superficialidad

En ese universo se despliegan las campañas electorales en Twitter. Los candidatos presidenciales y sus asesores no saben bien a bien qué hacer en las redes sociales pero están convencidos de que tienen que estar allí. La mayor parte de sus mensajes son avisos de lo que están haciendo: “Acabo de presentar mi solicitud de registro ante el IFE. Ha sido un momento muy emotivo. Gracias a todos”: Josefina Vázquez Mota, @JosefinaVM, el 17 de marzo. “Hoy regresamos a Dolores Hidalgo, cuna de nuestra Independencia, porque nuevamente México dice: ¡Basta ya del mal gobierno!”: Enrique Peña Nieto, @epn, 12 de marzo. “Asistí a una reunión con los Rotarios del país en Puebla. Les conté de mi trayectoria de 35 años como dirigente social. Nos fue muy bien”: Andrés Manuel López Obrador, @lopezobrador_, el 25 de febrero.

También hay arengas que nunca llegan a ser demasiado enardecidas porque la retórica se estrella en la muralla de los 140 caracteres. O retazos del proyecto de cada candidato, por lo general subordinado a las exigencias políticas de cada día. Lo que no existe es interlocución. No puede haberla porque los candidatos no están para leer tweets de sus seguidores y ellos mismos siguen a pocos twitteros.

Peña Nieto, a mediados de marzo, tenía 448 mil seguidores y seguía 76 cuentas, la mayor parte de personajes priistas y periodistas. Se trata de una relación de 5895 seguidores por cada cuenta seguida por ese candidato.

Vázquez Mota contaba con 359 mil seguidores y su cuenta seguía a 764 usuarios. Una relación de 470 seguidores por cada usuario que sigue la candidata del PAN.

López Obrador, con 307 mil seguidores en cifras redondas, seguía a 860 usuarios: una relación de 357 a uno.

El intercambio en Twitter es desigual, pero tiene tres rasgos que lo distinguen de las interacciones en los medios convencionales: inmediatez, apertura y contundencia. Las tres son tan evidentes que no hace falta definirlas. La instantaneidad puede favorecer la oportunidad, tanto como la impremeditación. A las cuentas en Twitter, salvo que estén intencionalmente bloqueadas por el usuario, nos podemos asomar sin siquiera adherirnos a ellas como sucede en Facebook.

En Twitter husmeamos tanto en los escenarios y plazas públicas como en los entretelones e incluso en las alcobas, dependiendo de la indiscreción de cada quien. Los mensajes allí colocados son a la vez susurros y exclamaciones, lo mismo partes oficiales que anticipaciones informales.

Y la brevedad, conduce casi infaltablemente a las frases directas e incluso lapidarias. La argumentación en extenso, requisito de una discusión de ideas, no tiene en Twitter su espacio más propicio.

Me apoyo en descripción que ofrece la pensadora Beatriz Sarlo en su brillante libro La audacia y el cálculo, sobre las contradicciones del gobierno de Néstor Kirchner y las extravagancias de la política argentina:  “Los políticos no entienden la lógica de Twitter porque su propia lógica se opone a la de la red. Sin embargo, todos comparten la idea de que la plataforma tiene una importancia fundamental y que ‘hay que estar allí’, por oportunismo tecnológico, superstición obamista y la convicción más tradicional de que no puede quedar casillero sin marca”.

La política de clips

Los políticos son refractarios a Twitter y de manera más amplia a Internet, “no entienden la red porque la red no está hecha para el discurso político en términos modernos”, insiste Sarlo.

En Twitter, específicamente, hay un género discursivo emparentado con la concisión del eslogan diseñado para televisión. Pero el mensaje para la pantalla casera tiene respaldos visuales, a la vez que es por definición efímero: el político y sus guionistas buscan que la frase ante la cámara de televisión, enfatizada con una sonrisa o un ademán de firmeza, impresionen y permanezcan en el ánimo del espectador. El mensaje de Twitter también tiene que ser breve pero por lo general aparece en medio de una multitud de frases muy variadas y queda registrado para ser consultado, o leído más tarde, por los interesados.

El estilo en Twitter, para citar por última vez a la profesora Sarlo: “No se trata de enunciados sólo más cortos, sino de enunciados diferentes. No tienen como objetivo la demostración, sino la producción de una imagen lingüística o visual. Por eso, la subjetividad de quien enuncia es importante: al prescindir de la argumentación, la política de clips depende casi por completo del poder de persuasión del sujeto y no del discurso”.

Por lo general, los adherentes en Internet de un personaje político ya son simpatizantes o antagonistas suyos. Se requiere de una definición política previa para suscribirse a los mensajes de un candidato. Pero esa definición no es necesariamente a favor o en contra. En la campaña rumbo a la elección presidencial de 2012, estamos presenciando una expresión de búsqueda y curiosidad que lleva a millares de ciudadanos a suscribirse a las cuentas en Twitter de varios candidatos. En la actitud de esos usuarios de Twitter, la gran mayoría jóvenes, no se manifiesta el interés específico para respaldar a un candidato sino, más bien, para enterarse de qué dicen y quieren los aspirantes presidenciales.

A esos seguidores que no son adherentes nos referimos en nuestro artículo en Zócalo de enero pasado en donde dábamos cuenta de un ejercicio, realizado en diciembre de 2011, al revisar los casos de 25 suscriptores a las cuentas de cada uno de los tres candidatos presidenciales.

Tres meses más tarde, la presencia de seguidores a los que podemos considerar como ciudadanos independientes se manifiesta con más claridad. En una nueva evaluación, realizada el 19 de marzo, encontramos en primer término un incremento notable en la cantidad de usuarios suscritos a las cuentas oficiales de Peña Nieto, López Obrador y Vázquez Mota.

Los seguidores del candidato del PRI aumentaron más del doble, los de Vázquez Mota casi el doble y los del candidato del PRD y otros partidos casi el triple. Pero aunque tienen cifras de seguidores muy variadas, los tweets de esas tres cuentas fueron reenviados casi en la misma cantidad de ocasiones. Los retweets en los siete días anteriores a esta evaluación, contabilizados en el sitio Twitalyzer, fueron 794, 733 y 772 para cada candidato, como se indica en el Cuadro Uno. Llama la atención que en la evaluación en diciembre, los mensajes inicialmente publicados en las cuentas de los candidatos presidenciales y luego reenviados por algunos de sus simpatizantes, sumaron casi el doble: 1449, 1478 y 1418.

   Cuadro Uno

Influencia de las cuentas en Twitter de tres aspirantes presidenciales

Datos medidos 19 de marzo de 2012

Usuario

Seguidores

Incre

mento

Retweets Retweets por cada milseguidores Alcance potencial

Incremento alcance

Enrique Peña Nieto

@epn

447 434

115%

[208 000]

794 1.8 598 999

+ 4%

[574 790]

Andrés Manuel López Obrador

@lopezobrador_

307 248

 91 %

[160 414]

733 2.4 2 650 000

+ 117 %

[1 224 000]

Josefina Vázquez Mota

@josefinavm

359 086

183 %

[126 840]

772 2.2 518 567

– 50%

[1 031 700]

Seguidores: Cantidad de usuarios de Twitter que siguen una cuenta específica.Incremento: Aumento en el número de seguidores en comparación con la medición realizada el 16 de diciembre de 2011. La cifra anterior aparece entre corchetes.Retweets: Mensajes del usuario de esa cuenta que fueron reenviados por otras personas en los siete días anteriores a la evaluación.

Retweets por cada mil seguidores: Correlación entre los dos datos anteriores.

Alcance potencial: Suma los seguidores del usuario y los seguidores de cualquier usuario que ha reenviado sus Tweets durante los últimos siete días.

Incremento alcance: Aumento o disminución en el alcance potencial, en comparación con la evaluación de diciembre de 2011. Entre corchetes aparece el alcance en aquella evaluación.

Fuente: Observación directa en las cuentas de Twitter y datos en http://twitalyzer.com

 

Más interés, menos reenvíos

Hay que subrayar que entre diciembre y marzo los seguidores de cada candidato se duplicaron y hasta triplicaron. De tal forma, el porcentaje de reenvíos en comparación con el número de seguidores es notoriamente menor. En diciembre, la cuenta de Peña Nieto tenía 7 retweets por cada mil seguidores; en marzo fueron solamente 1.8. La cuenta de López Obrador llegaba a fines de 2011 a 9.2 reenvíos por cada mil suscriptores y, tres meses más tarde, a 2.4. La de Vázquez Mota, retrocedió de 11.2 reenvíos por millar de seguidores, a 2.2.

No es claro si los seguidores están fatigados, abrumados, o si únicamente se tomaron en serio el periodo de “intercampañas” y dejaron de contribuir a la propagación de los mensajes de los candidatos presidenciales. También puede ser que la mayoría de los nuevos seguidores a esas cuentas son ciudadanos más interesados en recibir, que en reenviar tales mensajes. Quieren estar al tanto, pero no intervenir en las campañas.

El periodo de campañas dentro de los partidos y la abstinencia política impuesta por las autoridades electorales no redujeron las contribuciones de tales candidatos a sus cuentas en Twitter. En diciembre, durante la semana anterior a nuestra ya mencionada evaluación, la cuenta de Peña Nieto tuvo 11 actualizaciones. En marzo, también la semana previa al corte que realizamos para este artículo, fueron 40. La cuenta de López Obrador fue igualmente parca en ambos periodos: tres mensajes en cada ocasión. La de Vázquez Mota pasó de 31, a 36 mensajes, como se indica en el Cuadro Dos.

Cuadro Dos

Uso que hacen tres aspirantes presidenciales de sus cuentas en Twitter

Datos medidos el 19 de marzo de 2012

Usuario Señal Actualizaciones Listas Referencias
Enrique Peña Nieto@epn 70% 40 2352 1464
Andrés Manuel López Obrador@lopezobrador_ 66.7 %  3 4156 1478
Josefina Vázquez Mota@josefinavm 61% 36 2822 1467
Señal: Porcentaje de Tweetsenviados con recursos hipertextuales: referencias a otros usuarios de Twitter (con el símbolo @), ligas a sitios en la Red, referencias a un tema señaladas con el símbolo “#”.Actualizaciones: Mensajes colocados en Twitter en los últimos siete días.Referencias: El número de veces que el nombre del usuario ha sido mencionado en Twitter por otros usuarios en los últimos siete días.

Fuente: Datos calculados por el sitio http://twitalyzer.com el 19 de marzo de 2012.

El empleo de recursos de hipertexto en esos mensajes fue similar. En 7 de cada 10 mensajes de Peña Nieto había ligas a otros sitios o cuentas de usuarios. López Obrador en cambio, o quienquiera que le escriba sus frases para Twitter, pasó del 33% al 66% en el uso de tales recursos. Vázquez Mota, del 77% al 61%.

Seguidores recientes

   Los seguidores de los candidatos presidenciales tienen, salvo excepciones, poca participación en sus cuentas de Twitter. En marzo encontramos que, igual que en diciembre, los seguidores de Peña Nieto y Vázquez Mota son más indolentes en Twitter que los seguidores de López Obrador. En parte, ese comportamiento se explica debido a un sesgo metodológico de la muestra que utilizamos. En cada ocasión, tomamos los 25 seguidores más recientes de cada una de las cuentas de los tres candidatos presidenciales. Eso implica que algunos de esos nuevos seguidores pueden ser, también, nuevos suscriptores de Twitter. Otra porción, está conformada por twitteros con cuentas poco activas aunque las hayan abierto más de un año antes.

En todo caso, no deja de ser significativo que los seguidores de Peña Nieto hayan enviado, en promedio, 113 tweets y los de Vázquez Mota, 136. Se trata de todos los mensajes enviados en todo el tiempo que han tenido sus respectivas cuentas. En cambio los seguidores de López Obrador, siempre en promedio, alcanzaron 260 envíos.

En la evaluación de diciembre, las cuentas que siguen a Peña Nieto seguían además, en promedio, a 203 usuarios más. En marzo, como indica en Cuadro Tres, esa cifra desciende a 97. Las cuentas seguidas por quienes se han afiliado a @lopezobrador_ eran 125 en diciembre, pero en marzo únicamente 90. Los seguidores de Vázquez Mota se interesaron en 118 cuentas en promedio en la evaluación de diciembre, y aumentaron a 134 en marzo.

Cuadro Tres

Seguidores en Twitter de tres aspirantes presidenciales

Promedios de mensajes enviados, cuentas a los que siguen y seguidores

Seguidores de la cuenta

Tweets enviados por las cuentas de esos seguidores

Usuarios a los que siguen esas cuentas

Seguidores de esas cuentas

@epn

113

 97

19

@lopezobrador_

260

 90

55

@josefinavm

136

134

68

Promedios de 75 cuentas (25 con seguidores de cada candidato). Se tomaron las 25 cuentas registradas más recientemente entre las 12 y las 13 hrs. del 19 de marzo de 2012

Curiosos, no incondicionales

En distintos análisis acerca del empleo de Twitter en esta campaña presidencial se ha insistido en que los equipos de cada candidato abultan los seguidores de esas cuentas acudiendo a robots digitales. Ese recurso se utiliza, en efecto, pero quizá algunos colegas han sobredimensionado la relevancia que tienen. Un programa para generar mensajes en Twitter repite las mismas frases, habitualmente las cuentas abiertas con ese mecanismo carecen de fotografías y sobre todo de tweets que las singularicen.

Cuadro Cuatro

Seguidores en Twitter de tres aspirantes presidenciales

Promedios de listas que siguen a cada usuario, fotografías en perfil de usuario y otros aspirantes presidenciales a los que siguen

Seguidores de la cuenta

Listas siguiendo a cada usuario

Fotografía colocada en su perfil por el usuario

La cuenta sigue a otro de los dos aspirantes

@epn

 0

76%

60%

@lopezobrador_

 0

68%

48%

@josefinavm

 0.8

60%

48%

Promedios de 75 cuentas (25 con seguidores de cada candidato). Se tomaron las 25 cuentas registradas más recientemente entre las 12 y las 13 hrs. del 19 de marzo de 2012

En las dos evaluaciones que hemos realizado es difícil considerar, salvo en unos cuantos casos, que hayamos encontrado cuentas de Twitter que inequívocamente puedan ser consideradas como artificiales. En diciembre, entre el 60 y el 80% de las cuentas evaluadas mostraban fotografía propia. En marzo, como se muestra en el Cuadro Cuatro, ese recurso aparece en el 60% de las cuentas suscritas a @josefinavm, el 68% de las cuentas que siguen a @lopezobrador_ y en el 76% de las que se interesan en los mensajes de @epn.

En diciembre nos llamó la atención encontrar que la mayoría de los seguidores de López Obrador en Twitter eran, a su vez, seguidores de alguno de los otros candidatos presidenciales. Lo mismo ocurría con casi la mitad de los seguidores de Vázquez Mota y la tercera parte de aquellos que seguían entonces a Peña Nieto.

Esa práctica se ha mantenido e incluso incrementado. El 48% de los seguidores de los candidatos del PRD y el PAN siguen a su vez, a uno de los otros dos. Y 6 de cada 10 seguidores de la cuenta de Peña Nieto lo son, además, de las cuentas de López Obrador, o de Vázquez Mota, o de ambos.

Esos porcentajes permiten corroborar que más que incondicionalidad, los seguidores de las cuentas de los candidatos presidenciales tienen curiosidad. Y en la mayoría de los casos revisados, no se puede decir que se trate de cuentas simuladas con artificios informáticos. Resulta difícil suponer que los operadores informáticos de una campaña hagan trampa fabricando usuarios simulados a los que afilian, además de a las cuentas de sus candidatos, a los tweets de sus rivales.

–0–

Un comentario en “Twitter: políticos despistados, seguidores fatigados

  1. Muy Interesante análisis…. me pregunto si no seria interesante saber cuantos de estos twits y Rt son con contenido y cuantos denostaciones ninguneos u ofensas..Cuantos Informan y cuantos des-informan o deforman y alguno que otro que manipula ¿?…Gracias..Saludos… @bagaar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s